Comprensión de REACH

REACH es un reglamento de la Unión Europea que se adoptó con el fin de mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a los riesgos derivados de las sustancias y mezclas químicas, y potenciar al mismo tiempo la competitividad de la industria química de la UE. También promueve métodos alternativos para la evaluación del peligro de las sustancias, a fin de reducir el número de ensayos con animales. 

En principio, REACH se aplica a todas las sustancias químicas, no solo a las utilizadas en procesos industriales, sino también en la vida cotidiana, por ejemplo en productos de limpieza, pinturas y artículos como ropa, mobiliario y aparatos eléctricos. Por eso, el reglamento afecta a la mayoría de las empresas de la UE.

REACH impone la carga de la prueba a las empresas. Para cumplir el reglamento, las empresas deben identificar y gestionar los riesgos asociados a las sustancias que fabrican y comercializan en la UE. Deben demostrar a la ECHA cómo se puede utilizar la sustancia de forma segura y deben comunicar a los usuarios las medidas de gestión de riesgos.

Si los riesgos no pueden gestionarse, las autoridades pueden restringir el uso de sustancias de distintas maneras. A largo plazo, las sustancias más peligrosas deben sustituirse por otras menos peligrosas.

REACH hace referencia al registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y preparados químicos. Entró en vigor el 1 de junio de 2007.

¿Cómo funciona REACH?

REACH establece procedimientos para recopilar y evaluar información sobre las propiedades y los peligros de las sustancias.

Las empresas tienen que registrar sus sustancias y para hacerlo deben colaborar con otras empresas que estén registrando la misma sustancia.

La ECHA recibe y evalúa los registros individuales para dar su conformidad y los Estados miembros de la UE evalúan determinadas sustancias para aclarar las dudas iniciales con respecto a la salud humana o el medio ambiente. Las autoridades y los comités científicos de la ECHA evalúan si se pueden gestionar los riesgos de las sustancias.

Las autoridades pueden prohibir sustancias peligrosas si no es posible gestionar sus riesgos. También pueden decidir restringir un uso o someterlo a autorización previa.

Efecto de REACH sobre las empresas

REACH afecta a una amplia gama de empresas de muchos sectores, incluso aquellas que no se consideran relacionadas con sustancias químicas.

En general, en el marco de REACH puede tener las siguientes funciones:

Fabricante: Si fabrica sustancias químicas, ya sea para utilizarlas o para abastecer a otras personas (incluso para la exportación), probablemente tendrá algunas responsabilidades importantes con arreglo a REACH.

Importador Si compra fuera de la UE o del EEE, es probable que tenga alguna responsabilidad con arreglo a REACH. Puede tratarse de sustancias químicas individuales, de mezclas para su posterior venta o de productos acabados, como ropa, muebles o artículos de plástico.

Usuarios intermedios La mayoría de las empresas utilizan sustancias químicas, a veces incluso sin ser conscientes de ello, por lo que deben comprobar sus obligaciones si manipulan productos químicos en su actividad industrial o profesional. Puede tener algunas responsabilidades con arreglo a REACH.

Empresas establecidas fuera de la UE: Si tiene usted una empresa establecida fuera de la UE no está obligado a cumplir con el reglamento REACH, incluso si exporta sus productos dentro del territorio de la Unión Europea. La responsabilidad de cumplir con los requisitos de REACH, como el registro, radica en los importadores con establecimiento en la Unión Europea, o en el representante exclusivo de un fabricante de fuera de la UE.

Categories Display

Etiquetado como:

(haga click en la etiqueta para buscar contexto pertinente)