Comunicación en la cadena de suministro

Fichas de datos de seguridad

safety data sheet Las fichas de datos de seguridad contienen información sobre las propiedades de las sustancias o mezclas, sus peligros e instrucciones para su manipulación, eliminación y transporte y también sobre medidas de primeros auxilios, control de incendios y control de la exposición. El formato y el contenido de las SDS se especifican en el Reglamento REACH. Deben facilitarse SDS a los usuarios intermedios para: 

  • Sustancias o mezclas clasificadas como peligrosas de conformidad con el Reglamento CLP.
  • Sustancias persistentes, bioacumulables y tóxicas (PBT) o muy persistentes y muy bioacumulables (mPmB), o
  • Sustancias incluidas en la Lista de sustancias candidatas extremadamente preocupantes (SEP).

No obstante, si la sustancia o mezcla se vende también al público, no es necesario facilitar una SDS, salvo que así lo solicite un usuario intermedio o un distribuidor. 

En el caso de mezclas que no estén clasificadas como peligrosas aunque contengan determinadas sustancias peligrosas, debe facilitarse una SDS si así lo solicitan los usuarios intermedios o los distribuidores. 

La ficha de datos de seguridad debe actualizarse sin demora tan pronto como se disponga de información nueva sobre los peligros que entraña la sustancia o sobre la necesidad de adoptar medidas de gestión del riesgo más estrictas. 

Cuando un usuario intermedio recibe una SDS, debe identificar y aplicar las medidas pertinentes para controlar adecuadamente los riesgos. Se invita a los proveedores y destinatarios de SDS a que se cercioren de que se facilita la información necesaria. La ECHA y las autoridades encargadas del cumplimiento de la normativa elaboraron una lista de control para utilizar a tal efecto. Se anima a los usuarios intermedios a que informen a sus proveedores de las inexactitudes e incoherencias que incluyan las SDS que reciban. 

Aun en los casos en los que no sea necesaria una SDS, el proveedor sigue teniendo la obligación de facilitar información suficiente sobre el uso seguro de la sustancia. Si una sustancia está sujeta a restricciones o a autorización, deben facilitarse los detalles pertinentes. Los proveedores de artículos que contienen más del 0,1 % (p/p) de una sustancia incluida en la Lista de sustancias candidatas, deben facilitar información suficiente para permitir un uso seguro de los mismos entre los usuarios intermedios y los distribuidores.

Escenarios de exposición

Los escenarios de exposición (EE) facilitan información sobre cómo se puede controlar la exposición de los trabajadores, los consumidores y el medio ambiente a sustancias peligrosas durante el uso de las mismas. La ficha de datos de seguridad de una sustancia debe incluir un anexo con los escenarios de exposición pertinentes cuando una empresa de la cadena del suministro haya realizado una evaluación de la seguridad química de conformidad con el Reglamento REACH.

La armonización y la automatización son elementos esenciales para que la comunicación sea eficaz. Para ello se acordó un formato de diseño común para los escenarios de exposición y se desarrollaron el catálogo de frases normalizadas ESCom y el formato ESComXML para TI. Estas herramientas permiten un intercambio automatizado de información armonizada sobre el uso seguro de las sustancias químicas entre los distintos participantes en la cadena de suministro y sus propios sistemas.

Cuando un usuario intermedio recibe un escenario de exposición, debe comprobar que este cubre el uso que él hace de la sustancia en cuestión y las condiciones en las que la usa o bien adoptar otras medidas.

El formulador de mezclas peligrosas debe identificar en los escenarios de exposición la información pertinente que deba comunicarse, y también el mejor modo de hacerlo.

La industria ha desarrollado dos enfoques para identificar tal información. Uno de ellos, denominado «información sobre el uso seguro de las mezclas» (SUMI), permite a las organizaciones del sector identificar medidas de gestión del riesgo para productos y usos habituales en el sector. Este tipo de recomendaciones se facilita de una manera que resulte fácil para el usuario, y se basa en una plantilla acordada previamente.

Los formuladores seleccionan la SUMI apropiada para el producto y verifican que se corresponda con los escenarios de exposición recibidos de los proveedores. El DUCC (Grupo de coordinación de usuarios intermedios de sustancias químicas) ha publicado un documento en el que se explican todas estas cuestiones.

El segundo enfoque, denominado «identificación de componentes principales» (LCID), está pensado para situaciones en las que no se dispone de una SUMI apropiada. El formulador identifica los componentes principales que contiene una mezcla y obtiene información sobre el uso seguro de esta a partir de las medidas de gestión del riesgo relativas a los componentes principales. El Consejo Europeo de la Industria Química (CEFIC) ha publicado una guía práctica sobre la metodología de LCID.

Los formuladores pueden optar por comunicar la información pertinente extraída de los escenarios de exposición de los ingredientes de diversas maneras:

 

1. Integración de la información en el texto principal de la ficha de datos de seguridad

Esta opción es adecuada cuando la comunicación va dirigida a los usuarios finales y cuando el número de usos identificados es relativamente pequeño y/o las condiciones de uso y las medidas de gestión del riesgo son coherentes.

 

2. Presentación de la información sobre el uso seguro de la mezcla en un anexo de la ficha de datos de seguridad

Esta opción es adecuada cuando existe una amplia diversidad de usos con diferentes condiciones de uso. Las organizaciones del sector han acordado la utilización de un formato armonizado, denominado «plantilla SUMI».

 

3. Inclusión de los escenarios de exposición relevantes para las sustancias que integran la mezcla en un anexo de la ficha de datos de seguridad.

Esta opción es la más adecuada cuando los destinatarios también son formuladores y generan SDS para sus propias mezclas. Puede ser asimismo adecuada para usuarios finales de la mezcla cuando se especifican claramente las medidas adecuadas de gestión del riesgo en un escenario de exposición para cada uno de los usos identificados. En el caso de que haya varios proveedores para la misma sustancia, se podrá optar por recabar y consolidar la información de los escenarios de exposición recibidos de diferentes proveedores.

Para obtener más información sobre las diferentes opciones y su aplicabilidad, consulte la sección 7.2 del Documento de orientación de la ECHA para usuarios intermedios.

Categories Display

Etiquetado como:

(haga click en la etiqueta para buscar contexto pertinente)