Tintas para tatuajes y maquillaje permanente

Los tatuajes son una forma de arte corporal muy popular: el 12 % de la población europea tiene tatuajes. Se hacen inyectando tintas de color bajo la piel con el fin de dejar un diseño permanente. Los riesgos sanitarios de utilizar agujas sucias para inyectar las tintas se examinan ya desde hace tiempo, pero también deberían tenerse en cuenta determinadas cuestiones relacionadas con las sustancias químicas. Las tintas para tatuajes, así como el maquillaje permanente utilizado, por ejemplo, para el delineado de ojos, son una mezcla de varias sustancias químicas. Dado que estas sustancias pueden permanecer en el cuerpo toda la vida, también existe la posibilidad de una exposición prolongada a los ingredientes potencialmente nocivos de los productos para tatuajes y maquillaje permanente. Estas sustancias químicas pueden causar efectos adversos para la salud, pero se sabe poco sobre las consecuencias de su utilización.

¿Qué son las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente?

Un tatuaje se realiza introduciendo una aguja en la capa externa de la piel e inyectando tinta bajo ella para crear un diseño. La capa superior de la piel, la epidermis, se regenera continuamente, así que la tinta se inyecta en la segunda capa de la piel, la dermis, para que el tatuaje dure.

El maquillaje permanente es similar a un tatuaje, pero su diseño intenta imitar al maquillaje.

¿Por qué trabaja la ECHA en las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente?

Las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente pueden contener sustancias peligrosas de las que se sabe o se sospecha que provocan cáncer, mutaciones genéticas, efectos tóxicos para la reproducción, alergias y otros efectos adversos en animales y seres humanos.

Debido a la falta de información sobre las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente, la Comisión Europea ha pedido a la ECHA que evalúe los riesgos para la salud humana de las sustancias presentes en las tintas para tatuajes y examine la necesidad de imponer restricciones a su uso en toda la UE.

En su análisis, además de examinar los riesgos para la salud humana, la ECHA estudia la disponibilidad de alternativas más seguras. También considera el impacto socioeconómico de restringir su uso, por ejemplo, las consecuencias para los empleos en los sectores de fabricación y servicios.

La ECHA estudia las sustancias utilizadas en tintas para tatuajes y maquillaje permanente que pueden resultar peligrosas para la salud humana, así como las sustancias que desea impedir que se usen en el futuro. Presta especial atención a las sustancias cancerígenas, mutágenas, tóxicas para la reproducción y sensibilizantes, además de otras sustancias incluidas en la resolución del Consejo de Europa sobre los requisitos y los criterios para la seguridad de los tatuajes y los maquillajes permanentes.

Este trabajo se basa en informes anteriores de la Comisión Europea y el Consejo de Europa.

¿Cómo se regulan las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente en la UE?

No existe ninguna legislación específica a escala de la UE, pero siete Estados miembros han elaborado sus propias leyes a partir de la resolución de 2008 del Consejo de Europa sobre la seguridad de los tatuajes y los maquillajes permanentes o la resolución anterior de 2003. Además, las tintas para tatuajes se contemplan en la Directiva relativa a la seguridad general de los productos en lo que respecta a la obligación del fabricante de proporcionar productos seguros; en el Reglamento sobre clasificación, etiquetado y envasado (CPL) en lo relativo al etiquetado de productos con sustancias clasificadas que superen los límites permitidos; y en el REACH en cuanto a los requisitos de registro y provisión de información.

Dado que muchas de las sustancias peligrosas pueden estar presentes en tintas para tatuajes o maquillaje permanente en pequeñas cantidades, las obligaciones previstas en el CLP y el REACH podrían no ser aplicables.

¿Cuáles son las obligaciones actuales de los usuarios intermedios y los proveedores de la cadena de suministro de tintas para tatuajes y maquillaje permanente?

Los usuarios intermedios, entre los que se incluyen los formuladores de mezclas , tienen obligaciones específicas en virtud del REACH relacionadas con las tintas para tatuajes o el maquillaje permanente que producen. Los formuladores de tintas para tatuajes tienen que informar a fabricantes e importadores de los ingredientes de sus productos, para que puedan tenerse en cuenta a la hora de cumplir los requisitos de registro. Si los solicitantes de registro no han cubierto el uso de tintas para tatuajes y los formuladores usan alguna sustancia peligrosa registrada en cantidades superiores a una tonelada, deben llevar a cabo una valoración de la seguridad química para los usuarios intermedios con el fin de demostrar que el uso de tintas para tatuajes y maquillaje permanente es seguro.

Asimismo, las empresas que vendan sustancias peligrosas o mezclas a otras empresas deben ofrecer al comprador una ficha de datos de seguridad sobre el producto. La ficha de datos de seguridad ofrece orientación para un uso seguro de la sustancia o mezcla e incluye información sobre sus propiedades, peligros asociados e instrucciones de manejo, eliminación y transporte, así como medidas de primeros auxilios, lucha contra incendios y control de exposición.

Los fabricantes de sustancias individuales, en cantidades superiores a una tonelada por año, deben respetar el REACH: la sustancia química debe registrarse con la ECHA e ir acompañada de datos sobre sus propiedades peligrosas. La ECHA puede emprender acciones para controlar el uso de la sustancia química si es peligrosa. Este reglamento se aplica a todos los productos químicos, no solo los utilizados en tintas para tatuajes y maquillaje permanente.

Por último, los fabricantes, los importadores y los usuarios intermedios deben clasificar las sustancias y las mezclas conforme a los criterios del reglamento CLP y garantizar el cumplimiento de los requisitos de etiquetado y embalaje de productos químicos peligrosos. Es necesario notificar a la ECHA cada sustancia clasificada como peligrosa y comercializada como tal o en forma de mezcla.

¿Qué va a pasar con el análisis de las tintas para tatuajes realizado por la ECHA?

La ECHA y sus colaboradores han revisado el riesgo de determinadas sustancias químicas presentes en tintas para tatuajes y maquillaje permanente y han llegado a la conclusión de que se necesita una restricción. La propuesta se presentó en octubre de 2017.

El siguiente paso en el proceso es que los comités científicos de la ECHA comprueben que se ha entregado toda la información necesaria. Si la propuesta pasa el control de conformidad, se dará comienzo a una consulta pública de seis meses en la que todos podrán comentar la propuesta. Los comités científicos de la ECHA considerarán las pruebas presentadas y emitirán su dictamen con respecto a si estas sustancias deben restringirse o no. Estos dictámenes científicos, junto con los documentos de referencia, se enviarán a la Comisión Europea y se publicarán en la página web de la ECHA. En un plazo de tres meses, la Comisión Europea decidirá si restringir el uso de las sustancias químicas. Si la resolución apoya una restricción, esta entrará en vigor tras mantener consultas con la Organización Mundial del Comercio (OMC), una votación de los Estados miembros y un análisis minucioso por parte del Consejo Europeo y el Parlamento.

Es un proceso largo, que dura entre 2 y 2 años y medio desde la conformidad, pero garantiza que todas las resoluciones se basen en resultados de investigación sólidos y el asesoramiento de expertos de la comunidad científica.

¿Debo estar preocupado por mis tatuajes?

Los comités científicos de la ECHA están llevando a cabo una evaluación y aún no se ha emitido ningún dictamen.

Si se concluye que es necesaria una restricción, sin duda sería razonable hablar con su tatuador antes de hacerse más tatuajes. Su tatuador debe comprar los productos que utiliza a un proveedor que cumpla lo dispuesto en REACH y ser capaz de ofrecerle información sobre las sustancias químicas que va a inyectar en su piel.

Si le preocupan sus tatuajes actuales, puede ponerse en contacto con su profesional médico para solicitar asesoramiento. Si está considerando la posibilidad de eliminar un tatuaje, debe tener en cuenta que la eliminación con láser es un procedimiento que descompone los pigmentos y otras sustancias en partículas más pequeñas, las cuales pueden contener productos químicos nocivos que podrían circular libremente por el cuerpo.

Si desea un nuevo tatuaje, busque información no solo sobre las habilidades de los artistas del tatuaje y sus medidas para evitar infecciones, sino también sobre las tintas para tatuajes que emplean. Infórmese bien y no tenga miedo de hacer preguntas.

Los artistas del tatuaje que elija deben ser capaces de ofrecerle información detallada sobre las tintas que utilizan, como datos sobre su origen, posibles riesgos para la salud y cumplimiento de las leyes y reglamentos vigentes.

Por ejemplo, debe comprobar que las tintas proceden de un proveedor fiable o que respetan la legislación nacional vigente (en vigor en Bélgica, Francia, Alemania, los Países Bajos, Eslovenia, España, Suecia, Noruega y Liechtenstein) o las recomendaciones de la resolución del Consejo de Europa sobre la seguridad de las tintas para tatuajes y el maquillaje permanente.

Quizás le interese consultar el sistema de alerta rápida de la UE para productos no alimentarios peligrosos (RAPEX), donde podrá encontrar información sobre las tintas que han planteado riesgos graves en el pasado, o ponerse en contacto con la autoridad competente en materia de sustancias químicas o tintas para tatuajes en su país.

También puede ser útil tomar nota de la tinta para tatuajes utilizada en caso de que desarrolle una reacción que no sea parte del proceso habitual de curación. Póngase en contacto con un profesional médico de inmediato si tiene algún problema médico o si experimenta algún síntoma fuera de lo común.

Further information
ECHA
European Commission
External links