El granulado y las cortezas de caucho en los campos deportivos y parques infantiles

Desde hace muchos años, los campos artificiales resistentes a condiciones meteorológicas adversas se vienen utilizando para la práctica de diversos deportes como el fútbol, los deportes gaélicos, el rugby, el lacrosse, etc. En estas superficies de juego artificiales se suelen emplear gránulos de caucho como relleno para hacerlas más duraderos y resistentes a la intemperie y para añadirles capacidad de absorción en caso de impacto y tracción.

Las superficies de los parques infantiles también suelen también contener cortezas de caucho debajo de columpios, toboganes y otros equipos de recreo para amortiguar el suelo en caso de caída de los niños.

El granulado y las cortezas suelen fabricarse a partir de neumáticos ya desechados que se desguazan y cortan en piezas más pequeñas.

El granulado y las cortezas pueden contener ciertas sustancias potencialmente peligrosas, incluidos hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), metales y ftalatos, y pueden además desprender hidrocarburos orgánicos volátiles (VOCs) e hidrocarburos orgánicos semivolátiles (SVOCs). La presencia de estas sustancias peligrosas ha provocado cierta preocupación por la seguridad de los granulados y las cortezas en los campos deportivos y parques infantiles artificiales. 

¿Cuál es el riesgo para la salud?

En junio de 2016, la Comisión Europea solicitó a la ECHA que evaluara si la presencia de estas sustancias en los granulados de caucho reciclados presentes en campos deportivos artificiales podría suponer un riesgo para la población general y para los niños, deportistas profesionales y trabajadores que instalan o mantienen los campos. Esto fue motivado por las alegaciones de un aumento del riesgo de cáncer en los niños que juegan en estos terrenos, alegaciones que han aparecido en los últimos años en medios de comunicación de varios Estados miembros de la UE.

La ECHA evaluó los riesgos para la salud, valorando la exposición a través del contacto con la piel, la ingestión y la inhalación. Los resultados se publicaron en febrero de 2017, y la ECHA llegó a la conclusión de que, como mucho, el nivel de preocupación por la exposición a los gránulos era muy reducido.

El riesgo de sufrir cáncer tras toda una vida de exposición a los gránulos de caucho se consideró muy bajo, dadas las concentraciones de HAP medidas en los campos de deportes europeos en los que se tomaron las muestras. Se observó que las concentraciones estaban muy por debajo de los límites legales aplicables.

El nivel de preocupación por la presencia de metales pesados se consideró insignificante, ya que los niveles están por debajo de los límites actualmente permitidos en juguetes en la UE.

Tampoco se detectaron problemas en relación con los niveles de concentración de ftalatos, benzotiazol y metilisobutilcetona, ya que estaban también por debajo de los niveles que podían dar lugar a problemas de salud.

No obstante, el informe señaló que, cuando los gránulos de caucho se utilizan en interiores, los compuestos orgánicos volátiles emitidos pueden provocar un mayor nivel de irritación cutánea y ocular.

¿Por qué es necesario seguir investigando?

El informe también puso de relieve algunas incertidumbres que justificarían una investigación más profunda. Por ejemplo, existían dudas en cuanto a la representatividad de los estudios realizados para la totalidad de Europa (dado que no se tomaron muestras de todos los Estados miembros).

Así pues, la ECHA sugirió una serie de medidas para contrarrestar estas incertidumbres y reflejar las buenas prácticas:

  • valorar una restricción del Reglamento REACH para garantizar que únicamente se suministre caucho granulado con concentraciones muy bajas de HAP y otras sustancias peligrosas pertinentes;
  • los propietarios y explotadores de los terrenos existentes (cubiertos y al aire libre) deberán medir las concentraciones de HAP y otras sustancias en el caucho granulado utilizado en sus campos y poner esta información a disposición de las partes interesadas;
  • los fabricantes de caucho granulado y las organizaciones de empresas del sector deberán elaborar documentos orientativos para ayudar a todos los fabricantes e importadores de relleno de caucho (reciclado) a analizar su material;
  • los clubes de fútbol y asociaciones deportivas en Europa deberán colaborar con los fabricantes pertinentes para garantizar que la información relacionada con la seguridad del caucho granulado presente en el césped artificial se comunique de manera comprensible a los jugadores y al público en general;
  • los propietarios y los operarios de los campos cubiertos existentes que utilicen relleno de caucho granulado deberán garantizar una ventilación adecuada;
  • los jugadores que utilizan los terrenos de juego sintéticos deben adoptar medidas básicas de higiene después de jugar en campos artificiales.

La ECHA envió su evaluación a la Comisión Europea el 28 de febrero de 2017.   

Así pues, ¿qué se está haciendo para aclarar las incertidumbres?

El Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos (RIVM) publicó en diciembre de 2016 un estudio sobre los riesgos para la salud de los gránulos de caucho utilizados en los Países Bajos, que confirmó que la práctica del deporte en estos campos es segura.

Sin embargo, al igual que en la conclusión del informe de la ECHA, el estudio presentó una recomendación para reducir aún más los límites de concentración legal de los HAP en gránulos de caucho, en particular teniendo en cuenta los aplicables a los artículos de consumo.  

Los Países Bajos siguieron esta recomendación, anunciando su intención de preparar un expediente de restricción para limitar la concentración de los ocho hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en gránulos utilizados como material de relleno en el campos de césped artificial o en forma suelta para su uso en aplicaciones deportivas y en parques infantiles el 30 de junio de 2017.

La ECHA recibió este expediente el 20 de julio de 2018.  

¿Cuál es el contenido del expediente de restricción?

El expediente de restricción evalúa el riesgo para la salud humana de ocho HAP para los futbolistas profesionales (incluidos los porteros), los niños que juegan en los campos y los empleados en la instalación y mantenimiento de los campos y los parques.

Basándose en la evaluación, los Países Bajos recomiendan reducir el límite de concentración combinado para los ocho HAP hallados en los trozos y cortezas de caucho utilizados en los campos de césped artificial, las zonas de juego infantil y otras instalaciones deportivas hasta 17 mg/kg.

Los actuales límites de concentración aplicables al público en general se fijan en 100 mg/kg para dos de los HAP (BaP y DahAA) y en 1 000 mg/kg para los otros seis (BeP, BA, CHR, BbFA, BjFA, BkFA).

Próximos pasos

Los comités de la ECHA comprueban si el expediente de restricción presentado cumple con los requisitos del anexo XV de REACH. En tal caso, la consulta sobre el expediente comenzará en septiembre de 2018.

Una vez iniciada la consulta, las partes interesadas dispondrán de seis meses para formular observaciones sobre la restricción propuesta y sus repercusiones previstas.

Los comités de la ECHA evaluarán el expediente y formularán sus dictámenes. El Comité de Evaluación del Riesgo de la ECHA adoptará su dictamen en julio de 2019. El Comité de Análisis Socioeconómico emitirá su dictamen sobre la propuesta antes de septiembre de 2019, teniendo en cuenta la información presentada.

Los dictámenes de ambos Comités se presentarán a la Comisión Europea. La decisión definitiva se adoptará mediante un procedimiento de comitología en cuyo control participan los Estados miembros y el Parlamento Europeo.

¿Eso es todo?

Además del expediente de restricción de los Países Bajos, la ECHA seguirá examinando el impacto para la salud y, potencialmente, también el ambiental, de otras sustancias contenidas en gránulos fabricados a partir de neumáticos desechados. Esta investigación puede dar lugar a la restricción de otras sustancias.

Calendario previsto para la propuesta de restricción de las cortezas de caucho

 

Intención de preparar la propuesta de restricción
30 de junio de 2017
Convocatoria de contribuciones
23 de julio – 18 de octubre de 2017
Seminario organizado por el RIVM
24 de noviembre de 2017
Presentación de la propuesta de restricción
20 de julio de 2018
Consulta pública del informe del anexo XV (si se aprueba la conformidad)
Septiembre de 2018 – Febrero de 2019
Dictamen del RAC
Julio de 2019
Consulta pública sobre el dictamen del CASE
Julio de 2019 – Agosto de 2019
Dictamen del CASE
Septiembre de 2019
Dictamen definitivo conjunto presentado a la Comisión
Sin retraso indebido
Propuesta de modificación del anexo XVII (propuesta de restricción) por parte de la Comisión
En el plazo de tres meses desde la recepción de los dictámenes
Debates entre las autoridades del Estado miembro
2019-2020
Restricción adoptada (en caso de acuerdo)
2020