Información que debe presentar

Como solicitante de registro de una sustancia debe compilar toda la información necesaria en un expediente de registro que consta de dos componentes principales:

  • Un expediente técnico, necesario siempre para todas las sustancias sujetas a la obligación de registro
  • Un informe sobre la seguridad química, necesario si el solicitante de registro fabrica o importa una sustancia en cantidades iguales o superiores a 10 toneladas al año.

Debe preparar su expediente de registro a través de la aplicación informática IUCLID. IUCLID implementa las plantillas armonizadas desarrolladas por la OCDE. Es compatible con otras legislaciones químicas a nivel mundial.

Una vez creado su expediente en IUCLID, se debe presentar a la ECHA a través de REACH-IT.

 

Expediente técnico

Si usted es un fabricante o importador, tiene que recopilar toda la información existente y disponible sobre las propiedades intrínsecas de una sustancia, así como sobre su fabricación, sus usos y exposición.

El expediente técnico contiene información sobre:

  • La identidad de la sustancia
  • Información sobre la fabricación y el uso de la sustancia
  • La clasificación y el etiquetado de la sustancia
  • Orientaciones sobre el uso seguro
  • Resúmenes (sólidos) de estudios sobre la información de las propiedades intrínsecas
  • Propuestas de ensayos adicionales, si procede
  • Para las sustancias registradas en cantidades comprendidas entre 1 y 10 toneladas, el expediente técnico incluirá también información sobre la exposición a las sustancias (principales categorías de uso, tipos de uso, vías de exposición significativas).

La información necesaria para determinar las propiedades de una sustancia varía en función del tonelaje en que se fabrique o importe la sustancia. Cuanto mayor sea el tonelaje, más información resultará necesaria.

Los requisitos de información se describen en los anexos del Reglamento REACH. Para los tonelajes inferiores a 100 toneladas al año, se describen en los Anexos VI, VII y VIII. Bajo determinadas circunstancias, puede ser posible no realizar el ensayo requerido. Esto se denomina una adaptación al requisito de información.

Debe comparar los requisitos de información con la información recopilada. Entonces, podrá identificar las deficiencias en materia de información y valorar cómo generar cualquier información faltante.

Las deficiencias en la información se pueden suplir por medio de diversas fuentes de información, distintas a los ensayos con animales vertebrados. Podrá utilizar diversos métodos alternativos tales como (Q)SAR y ensayos in vitro. La agrupación de sustancias y la aplicación de extrapolación constituyen posibles adaptaciones a los requisitos de información. Los ensayos con animales vertebrados deberán realizarse siempre como último recurso.

Propuestas de ensayo

En principio, para cumplir los requisitos de información estándar destacados en los Anexos VII y VIII, no necesita presentar una propuesta a la ECHA para la realización de un ensayo. Simplemente proceda a realizar el ensayo para cubrir su deficiencia en términos de información.

No obstante, bajo determinadas circunstancias, deberá presentar una propuesta de ensayo. Este es el caso, por ejemplo, si el ensayo llevado a cabo con arreglo al Anexo VII ofrece una indicación de preocupación. Entonces, tendrá que verificar dicha preocupación mediante la realización de un ensayo destinado a sustancias producidas en volúmenes elevados (cubiertas en el Anexo IX o X).

La propuesta debe demostrar que los resultados del ensayo proporcionarán información sobre las propiedades de la sustancia que son adecuadas para garantizar la protección de la salud humana y del medio ambiente.

Si su propuesta de ensayo implica la realización de ensayos con animales vertebrados, la ECHA publicará el nombre de la sustancia y el parámetro de peligro para el que se propone el ensayo con animales vertebrados. Los terceros pueden entonces presentar información y estudios con validez científica que aborden la sustancia y el parámetro de peligro cubierto en la propuesta de ensayo en un plazo de 45 días.

Tomando en consideración la información recibida, la ECHA examinará la propuesta y emitirá un proyecto de decisión en el que indique si acepta o rechaza la propuesta, o si precisa la modificación de las condiciones bajo las que se realiza el ensayo.

 

Valoración de la seguridad química e informe

Si fabrica o importa una sustancia en volúmenes mínimos de 10 o más toneladas por año, debe realizar una valoración de la seguridad química con el fin de definir las condiciones de uso bajo las cuales es posible controlar los riesgos. Estas condiciones incluyen las condiciones operativas, como temperatura y medidas de gestión de riesgos; por ejemplo, el requisito de utilizar equipos de protección personal.

Los resultados de la valoración de la seguridad química se documentan en un informe sobre la seguridad química (CSR), que se presenta como parte de su expediente de registro a la ECHA.

La valoración de la seguridad química incluye los pasos siguientes:

1. Recopilación y generación de información sobre las propiedades intrínsecas de la sustancia

2. Valoración de los peligros para la salud humana

3. Valoración de los peligros fisicoquímicos

4. Valoración de los peligros para el medio ambiente

5. Valoración de las sustancias persistentes, bioacumulativas y tóxicas (PBT) y muy persistentes y muy bioacumulativas (MPMB)

Si, dados estos pasos, se llega a la conclusión de que la sustancia es peligrosa, es necesario seguir también estos pasos:

6. Evaluación de la exposición

7. Caracterización del riesgo

Debe repetir este proceso re-evaluando la información sobre peligros o revisando las condiciones de uso, la información sobre la exposición o el alcance de los escenarios de exposición hasta que pueda concluir que los riesgos están controlados.

Si usted es un usuario intermedio, debería informar a sus proveedores sobre los usos que realiza de una sustancia, de forma que puedan incluir dicho uso en sus valoraciones de la seguridad química. No obstante, también puede optar por llevar a cabo su propia valoración de la seguridad química si utiliza una sustancia de forma distinta a la descrita en el escenario de exposición proporcionado por su proveedor o si el uso de dicha sustancia está desaconsejado por éste.

Chesar es una herramienta desarrollada por la ECHA para ayudarle a realizar su valoración de seguridad química y generar su informe de seguridad química.