Saltar al contenido
Saltar al contenido

Decida la clasificación y el etiquetado

Si su evaluación de la mezcla indica que los peligros asociados a ella cumplen los criterios para su clasificación en una o más clases, categorías o diferenciaciones de peligro, debe decidir cuál es la clase, categoría o diferenciación de peligro físico, sanitario o medioambiental adecuada.

Después de tomar esta decisión, debe comprobar qué elementos del etiquetado corresponden a las clasificaciones de peligro. Las tablas de las partes 2 a 5 del anexo I del Reglamento CLP relacionan los criterios de cada clase y categoría/división de peligro con la clasificación y los elementos de etiquetado correspondientes. Recuerde comprobar si una indicación, palabra de advertencia o pictograma anula a otro. Las normas de prioridad para estos elementos de etiquetado se explican en los capítulos 3 a 6 del Documento de orientación sobre etiquetado y envasado.

Cuando haya tomado una decisión sobre la clasificación, tendrá que considerar qué información de peligro indicar en la etiqueta. La etiqueta debe incluir la información siguiente:

  • Datos del proveedor 
  • Identificador del producto
  • Cantidad nominal
  • Componentes peligrosos
  • Pictogramas de peligro 
  • La palabra de advertencia 
  • Indicaciones de peligro
  • Consejos de prudencia (por lo general no más de seis, a no ser que sean necesarios para reflejar la naturaleza y la gravedad de los peligros)
  • Información complementaria si procede.

Ejemplo de etiqueta

 

La obligación de clasificar y de asignar las indicaciones de peligro correspondientes se describe en el artículo 13 del Reglamento CLP.

 

Indicaciones de peligro

En principio, la etiqueta de un producto debe incluir todas las indicaciones de peligro pertinentes. Sin embargo, si una sustancia o mezcla se clasifica dentro de varias clases de peligro o diferenciaciones de una clase de peligro, deben aparecer en la etiqueta todas las indicaciones de peligro resultantes de la clasificación, a no ser que haya una evidente duplicación o redundancia. Este procedimiento se ilustra con un ejemplo en la sección 4.1.6 del Documento de orientación sobre la aplicación de los criterios CLP.

La redacción correcta de las indicaciones de peligro, tal como deben aparecer en la etiqueta, se enumeran en todas las lenguas en el anexo III del CLP. Puede buscar cada una de las indicaciones de peligro en todas las lenguas de la UE en la base de datos de Terminología Química Multilingüe (ECHA-term).

Además, existen normas especiales que afectan al etiquetado de ciertas mezclas con propiedades concretas. Los riesgos específicos abordados en estas normas se indican en la etiqueta, utilizando las indicaciones EUH complementarias. Estas propiedades y normas se describen en el anexo  II del Reglamento CLP. Por ejemplo, la presencia de plomo en una mezcla se debe etiquetar con EUH201 y la posibilidad de que se liberen gases tóxicos en contacto con agua, con EUH029. Tenga cuidado de identificar todas las indicaciones EUH pertinentes, ya que son información complementaria obligatoria. Aunque una mezcla no se clasifique como peligrosa, es posible que el producto se deba etiquetar de conformidad con el anexo II del CLP, como ocurre cuando se trata de sustancias sensibilizantes (EUH208) o si existe una ficha de datos de seguridad que se pueda solicitar (EUH210).

 

Consejos de prudencia

Las etiquetas de los productos deben incluir los consejos de prudencia pertinentes sobre cómo evitar o minimizar los efectos adversos para la salud humana o el medio ambiente derivados de los peligros de una sustancia o mezcla. Los consejos de prudencia deben elegirse teniendo en cuenta las indicaciones de peligro utilizadas, el uso o los usos previstos o identificados del producto y las instrucciones básicas especificadas en las columnas de «condiciones de uso» de las tablas 6.1 a 6.5 del anexo IV del Reglamento CLP. Deben evitarse la duplicación y la redundancia.

Cuando se suministre una sustancia o mezcla al público general, es preciso incluir un consejo de prudencia acerca de la eliminación del producto y del envase. Para que las etiquetas sean fáciles de leer y de entender, no deben contener más de seis consejos de prudencia. Sin embargo, si la naturaleza y la gravedad de los peligros lo exigen, se pueden incluir más de seis consejos.

En el capítulo 7 del Documento de orientación sobre etiquetado y envasado se facilita información y recomendaciones para seleccionar los consejos de prudencia más adecuados.

La redacción correcta de los consejos de prudencia, tal como deben aparecer en la etiqueta, se enumeran en todas las lenguas en el anexo III del CLP. Puede buscar cada uno de los consejos en todas las lenguas de la UE en la base de datos de Terminología Química Multilingüe (ECHA-term).

 

Etiquetado

Se ofrecen más consejos y ejemplos sobre el etiquetado correcto en el Documento de orientación sobre etiquetado y envasado. Podrá encontrar información sobre el tamaño de la etiqueta y sobre los elementos de etiquetado en el capítulo 5.2 del Documento de orientación.

 

Ficha de datos de seguridad

Se debe facilitar una ficha de datos de seguridad al suministrar mezclas clasificadas como peligrosas y también si la solicita el destinatario cuando contienen sustancias peligrosas en concentraciones superiores a ciertos niveles.

Cuando reclasifique una mezcla, está obligado a actualizar la ficha de datos de seguridad para reflejar la nueva clasificación y etiquetado de la mezcla de conformidad con el Reglamento CLP. ¿Hay algún cambio sustancial? Debe facilitar la nueva versión de la ficha de datos de seguridad a sus clientes. También debe resumir los cambios en la ficha de datos de seguridad.

El Documento de orientación sobre la elaboración de fichas de datos de seguridad ofrece información pormenorizada sobre lo que necesita para preparar una ficha de datos de seguridad correcta..

Decida la clasificación y el etiquetado


Route: .live2

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación en nuestros sitios web.

Más información sobre el uso de cookies.

Aunque la ECHA ofrece una gran cantidad de material en su idioma, una parte de esta página está solo disponible en inglés. Más información sobre la política de multilingüismo de la ECHA.
No volver a mostrar este mensaje