¿Tengo que sustituirlos?

Una vez recopilados los datos sobre el impacto de una sustancia química en la salud humana y el medio ambiente, puede llegar a la conclusión de que podría reducir el riesgo causado por la sustancia.

El conocimiento en sí mismo puede hacer que busque alternativas más seguras.

No obstante, la legislación de la UE puede requerir que sustituya las sustancias más peligrosas.

Los requisitos legales aportan nuevas oportunidades

Con el paso del tiempo, se están identificando las sustancias más peligrosas conforme al Reglamento REACH como sustancias extremadamente preocupantes. Estas sustancias pueden estar sujetas, posteriormente, a requisitos legales para gestionar los riesgos que presentan. Resulta esencial que controle cómo se regulan sus sustancias, por ejemplo, si se han identificado como sustancias extremadamente preocupantes o si existen propuestas para su restricción o resulta necesaria una autorización previa a su uso.  De dicha forma, puede identificar la probabilidad que tienen de estar sujetas a requisitos legales más estrictos y puede comenzar a prepararse a tiempo.

Anticiparse a los requisitos legales es una estrategia inteligente. Puede que haya disponibles alternativas mejores y más seguras, que pueden abrir nuevas oportunidades para su empresa. En la actualidad resulta más fácil averiguar las propiedades de alternativas potenciales , porque se dispone de más información. En el sitio web de la ECHA puede encontrarse información sobre sustancias que le ayudará a tomar decisiones informadas.

Sustitución en otra legislación

La sustitución de sustancias químicas peligrosas forma asimismo parte del Reglamento de Productos Biocidas. El reglamento excluye el uso de algunas sustancias peligrosas. Requiere asimismo que se evalúen los productos que contengan sustancias candidatas para su sustitución, comparándolas con productos similares disponibles. Esto puede dar lugar a la restricción de la autorización de los productos biocidas.

La legislación sobre protección de los trabajadores de la UE establece también obligaciones para los empleadores. En la medida de lo posible, los empleadores deben sustituir las sustancias químicas peligrosas por sustancias químicas o procesos menos nocivos o inocuos.