Sustancias activas candidatas a sustitución

El objetivo de esta disposición es identificar las principales sustancias de posible riesgo para la salud pública o para el medio ambiente, así como garantizar que dichas sustancias se supriman progresivamente y se sustituyan por alternativas más adecuadas con el tiempo.

Los criterios se basan en las propiedades peligrosas intrínsecas, junto con el uso. Una sustancia activa se considerará candidata a sustitución si cumple cualquiera de los siguientes criterios:

  • Satisface al menos uno de los criterios de exclusión.
  • Está clasificada como sensibilizante respiratorio.
  • Sus valores de referencia toxicológicos son significativamente menores que los de la mayoría de sustancias activas aprobadas para el mismo tipo de producto y uso.
  • Satisface dos de los criterios para ser considerada PBT (persistente, bioacumulativa y tóxica).
  • Es preocupante para la salud humana o animal y para el medio ambiente, incluso aunque se tomen medidas muy restrictivas de gestión de riesgos.
  • Contiene una proporción importante de isómeros no activos o de impurezas.

Si, durante el proceso de aprobación de una sustancia activa, la autoridad evaluadora competente establece que una sustancia activa es una posible candidata a sustitución, esta circunstancia se incluirá en las conclusiones de su evaluación. En tales casos, la ECHA iniciará una consulta pública.

Las sustancias activas que son candidatas a sustitución no se aprobarán durante más de siete años, ni siquiera en el caso de renovación. Si la sustancia activa satisface uno o más de los criterios de exclusión, sólo se aprobará durante cinco años.

Si se establece que una sustancia activa es candidata a sustitución, los productos que contengan dicha sustancia activa deberán someterse a una evaluación comparativa en el momento de la autorización y sólo se autorizarán si no existe una alternativa mejor.

Dado que la clasificación armonizada es un elemento fundamental de los criterios de inclusión y, por tanto, de la evaluación que permite establecer si una sustancia activa es candidata a sustitución, la Secretaría de la ECHA velará por garantizar la cooperación entre el Comité de Biocidas (CB) y el Comité de Evaluación de Riesgos (RAC).

De forma similar, también deberán evaluarse las propiedades PBT de una sustancia activa a la hora de decidir si es candidata a sustitución. Por tanto, la Secretaría de la ECHA también velará por garantizar la cooperación entre el CB y el grupo de expertos en PBT de la ECHA.